restaurante galileo. ourense
 
 
UNA BOTELLA CON UN DISEÑO ESPECIAL
 
 
 
 
 

UNA BOTELLA CON UN DISEÑO ESPECIAL

Los buenos inventos suelen ser sencillos. Una botella, una simple botella, pero con un diseño especial, sobre todo un elemento especial, un decantador en el fondo que, jugando con el principio físico del vacío, acumula los posos. Los inventores, chefs como Martín Berasategui y Flavio Morganti, llevaban varios años investigando sobre la funcionalidad de un utensilio como la botella, que llevaba siglos sin apenas modificaciones. Con ésta, cambia hasta la forma de servir el vino,pues, gracias su baja cintura evita que la mano eleve la temperatura del vino por contacto sobre el vidrio. Diseñada para asentar los posos del buen vino, vale también para asentar los residuos el buen aceite. Es una pena que no valga para decantar los posos de la buena ideología.

La estética de las botellas impuesta durante siglos ha definido claramente lugares de tradición vinícola (recordemos la bordelesa y la borgoñesa, los modelos más conocidos). Sin embargo, existe algo común en los miles de modelos que podemos encontrar: su dinámica física… ¡son todas iguales!


Con la llegada de este nuevo formato de botella, el concepto del vino encuentra finalmente una aportación universal a todos los modelos existentes. Desea unir en un mensaje común  la mejora de la calidad y el respeto al producto.


La botella actúa sin necesidad de ningún tipo de mecanismo, y el material es el de siempre y el más adecuado: el vidrio.


Decanta las impurezas y evita que estas salgan a la hora de servir. Son su diseño y arquitectura lo que permiten que los posos decantados se mantengan, por simple efecto de la física, en el fondo de la botella.


Las nuevas posibilidades de almacenamiento y logística son muy importantes de cara a las bodegas, restaurantes, tiendas y particulares. Por un lado mejora notablemente la conservación del vino, por otro permite un aprovechamiento del espacio de almacenaje de forma considerable. Finalmente, puede ser concebido como un complemento perfecto para enriquecer visualmente la estancia.


A la hora de servir el vino, la forma de agarrar la botella es completamente natural: por la parte inferior, con un dedo en el fondo y los otros en su baja cintura. Comprobaréis que apenas existe contacto con el vidrio, evitando, por tanto, la transferencia de temperatura al líquido del interior.

 
 
restaurante galileo
Restaurante Galileo
Tlf.: 988 380 425

info@restaurantegalileo.com
Santa Baia - Pereiro de Agular
32710 - OURENSE